Comercio Justo: La “otra” economía en Chile donde el dinero no es el fin

En noviembre pasado, la Fundación Artesanías de Chile fue reconocida como miembro pleno del sistema de garantía de WFTO (siglas en inglés de la Organización Internacional de Comercio Justo). Esta acreditación se enmarca en un objetivo que se está abriendo paso en Chile luego de numerosos ejemplos en el ámbito internacional.

Durante las últimas décadas, varias expresiones reúnen un anhelo: generar mejores posibilidades de acceso al mercado, precios justos, respeto a la identidad y a las condiciones laborales.

Economía del Bien Común, Economía colaborativa, Empresas “B”, nuevo cooperativismo, comercio justo, son algunos de los conceptos que se observan en el mundo como alternativa ante las críticas al actual sistema. Y Chile, no es la excepción.

El precursor y autor austriaco del libro “La Economía del Bien Común (EBC)”, Christian Felber, visitó nuestro país a finales de 2016. En diversas actividades en las ciudades de Chillán, Santiago, Valparaíso y Puerto Montt, manifestó que la idea es que exista una correlación fiable entre el éxito de la empresa y el éxito de la sociedad.

“Esto permite que las reglas del juego económico estén realmente en sintonía con los valores sociales que están anclados en muchas de nuestras constituciones” comentó el profesor de economía de la Universidad de Viena.

CREADOR

Lorena Vergara, presidenta de la Oficina Regional para Latinoamérica de la Organización Mundial del Comercio Justo (World Fair Trade Organization – WFTO), manifestó que hay una “deuda” desde el Estado chileno para avanzar en estos temas. La también representante de “Pueblos del Sur”, que lleva más de dos décadas de experiencia en nuestro país, destacó las obligaciones que están juego cuando una institución u organización quiere contar con el sello de comercio justo .

“El consumidor que adquiere este producto artesanal o alimenticio debe tener la certeza que cumple los niveles del fair trade (o comercio justo). Con éste se audita a las empresas las que deben cumplir 10 principios” detalló Lorena Vergara.

PRINCIPIO

En entrevista con Radio y Diario Universidad de Chile, advirtió que hace falta más conocimiento de los aportes que se pueden conseguir con esta mirada.

“Con el coordinador de las organizaciones de comercio justo de WFTO en Chile, Patricio Farías, hemos desarrollado lobby tanto en el ministerio de economía como en CORFO para que nuestro movimiento sea considerado en la futura Ley de economía social que se discutirá en el Congreso. Sin embargo, falta más protagonismo de las propias organizaciones de comercio justo”

Economía y valor social

En el mundo, hay distintas organizaciones de comercio justo. Más de 10 países europeos integran iniciativas con esta certificación y se distribuyen principalmente en ese continente, luego en Asia, América Latina y finalmente África.

Para muchos, el desafío es que estos productos, que se relacionan con alimentación y artesanía, no sean una venta marginal sino que capten la atención de diversos públicos.

Gerardo Wijnant, Ingeniero civil industrial de la Universidad de Chile, comentó que estas distintas expresiones de economía social, con valores y sentido,  se han ido potenciando en últimos 15 años pero el caso del comercio justo tiene una trayectoria mayor (más de 70 años a nivel mundial).

El ex gerente general de “Comparte”, una de las primeras organizaciones acreditadas en comercio justo, aseguró que este tema se inicia en Chile hace 30 años ante una situación de vulnerabilidad y concentrado en el mercado externo.

Esto es “en respuesta a un esquema que está agotado porque genera inequidad” afirmó el Director de proyectos Proqualitas, Gerardo Wijnant. En el actual escenario,  podría ser una oportunidad para difundir este esquema y productos al interior del país. Por esta razón,  aseguró que “es posible hacer otra economía. Con todos estos casos de colusión la gente desconfía y se siente engañada”.

Según este profesional que durante varios años ha liderado charlas y cursos, desde el mundo académico destacan cinco ideas: las empresas deben volver a su objetivo original, consumidores conscientes y éticos, políticas públicas que favorezcan esta cadena valor, educación y una sociedad civil organizada.

Wijnant afirmó que la empresa “no está diseñada para maximizar utilidades. El dinero es un medio, pero no es el fin”. Es una gran falacia de un esquema económico que nos ha tratado de convencer que ese es el sentido. Éste es servir al bien común, con productos que atiendan necesidades”.

Mirada nacional: ¿trabajo conjunto?

La Fundación Artesanías de Chile cuenta con una red de más de 2000 artesanos y artesanas. Esta entidad privada sin fines de lucro logró ingresar formalmente al sistema de garantía de WFTO (siglas en inglés de Organización Internacional de Comercio Justo) como miembro provisorio en enero 2015, siendo reconocidos en noviembre del 2016 como miembros plenos. Esto, luego de diversas etapas como autoevaluaciones, visitas de pares y auditorías externas.

“Era importante tener la certificación internacional por los artesanos que son apoyados por la Fundación y para los clientes que se benefician”, destacó  su Directora Ejecutiva Josefina Berliner.

“No somos la primera organización en tener esta certificación, somos más de 16 empresas y fundaciones  en Chile. Ahora, la pregunta es cómo podemos, de manera conjunta,  trabajar y generar proyectos que tengan mayor impacto en el país” concluyó.

Anita Paillamil, maestra textilera mapuche de Padre Las Casas (Región de La Araucanía), comentó que será positivo porque se refuerza el camino que estaba recorriendo con la Fundación. “El respeto a las condiciones de trabajo además de generar ciertos fondos y capacitaciones. Se va a hacer un trabajo importante al valorar los precios de los productos y el valor cultural” dijo la presidenta de la Agrupación de tejedoras Wallontu Witral.

JORGE

Jorge Monares, maestro artesano en cobre en Estación Central (Región Metropolitana), también destacó este último reconocimiento pero también los principios que deben cumplirse: “ese mercado que es muy económico, a veces cuenta con  niños trabajando o hay malos sueldos.  Se está avanzando para enseñar al público”.

Fuente: radio.uchile.cl