Seminario sobre Acreditaciones de Comercio Justo en Chile

Productores, estudiantes, docentes y profesionales participaron de la charla sobre comercio justo y sellos de certificación existentes en el marco del Nodo Comercio Justo Santiago.

“En un país con fuertes desigualdades, el comercio justo es una de las expresiones que entrega las herramientas necesarias para incorporar incentivos armónicos para quienes producen y quienes reciben un producto”, así partió la charla sobre acreditaciones de comercio justo en Chile Javier Zulueta, Director del Diplomado en Estrategia y Gestión de la Responsabilidad Social Empresarial de Economía de la Universidad Alberto Hurtado.

Ello en el contexto del seminario sobre “Acreditaciones de Comercio Justo en Chile”, uno de los seminarios que se desarrollarán durante este año por el proyecto “Nodo Comercio Justo Santiago”, en conjunto con la Facultad de Economía y el Centro de Reflexión Social (CREAS) de la Universidad Alberto Hurtado.

Esta iniciativa, que cuenta con el apoyo de Innova Chile Corfo, la ejecución de COMPARTE y la Plataforma Comerciojusto.cl, busca asesorar a cerca de 200 micros, pequeñas y medianas empresas de artesanías y de alimentos de la Región Metropolitana, especialmente a través de capacitación, desarrollando puentes entre ellas y las fuentes de innovación, abriéndoles alternativas de mercado a través de la línea de comercio justo, una asociación comercial basada en el diálogo, la transparencia y el respeto, que busca una mayor equidad en el comercio internacional.

El objetivo del reciente seminario sobre acreditaciones fue exponer las alternativas de sellos existentes en el ámbito del comercio justo a los productores, abriendo el diálogo en forma paralela con el ámbito académico, en especial con la Universidad Alberto Hurtado a través de su Centro de Reflexión y Acción Social (CREAS), desde donde ha nacido una importante línea de trabajo con los alumnos de economía que articula lo social con lo académico.

Eduardo Saavedra, Académico de la Facultad de Economía de la UAH, entregó una completa cátedra acerca del movimiento de comercio justo, su historia desde los años 50 cuando surge en países bajos de Europa debido a la explotación y la denuncia de la existencia de una relación injusta entre países del norte y del sur del mundo. Sostuvo que el movimiento mantiene vigencia hasta nuestros días, haciendo las veces de una especie de control de los países y de los ciudadanos hacia las empresas, para que éstas cumplan con estándares éticos, en cuanto a evitar la explotación infantil, dar un pago justo a sus trabajadores, cuidar el medioambiente, entre otros.

Para Saavedra resulta clave que los consumidores estén informados sobre las empresas y su historia, quiénes son sus trabajadores, cuánto se les paga, qué tipo de producción tienen, si es ésta limpia. “Por ejemplo, sabemos de donde proviene el petróleo que consumimos y tenemos la suficiente información de las empresas”, resaltó.

Gerardo Wijnant, Gerente General de Comparte organización certificado por WFTO

Los sellos de acreditación

Desde el comercio justo existen al menos tres grandes sellos de acreditación, que se han legitimado en el mundo y que en palabras sencillas aseguran que los productos elaborados cumplen con ciertos principios y estándares éticos, como el fomento de creación de oportunidades, pago de un precio justo, aseguramiento de que no haya explotación infantil, no discriminación, equidad de género, libertad de asociación, resguardar las buenas condiciones de trabajo, proporcionar desarrollo de capacidades y cuidar el medioambiente, entre otros.

Por ejemplo, la Organización Mundial de Comercio Justo (World Fair Trade Organization/WFTO) certifica a organizaciones para que ellas promuevan que pequeños productores y artesanos tengan acceso a mercados, pese a que su producción sea más reducida, siempre que cumplan los principios éticos anteriormente señalados en su proceso de elaboración. Gerardo Wijnant, Gerente General de COMPARTE, institución certificada por la WFTO y con más de 20 años de experiencia con su institución que hace las veces de plataforma comercial entre los productores en el país y tiendas de comercio justo en el extranjero, detalla que para que las instituciones puedan ser acreditadas con el sello de la WFTO existe un proceso riguroso de membresía y de monitoreo por parte de la Organización Mundial de Comercio Justo. Actualmente la WFTO integra a 470 organizaciones de 72 países importadores y exportadores y tiene su sede en Paraguay. En el caso de COMPARTE, se trabaja con cerca de 500 pequeños productores y artesanos, exportando a más de 30 países productos como vinos, nueces, artesanía en vitrofusión, cobre, madera, crin, entre otros. Este sello, para Wijnant, está orientado a pequeñas producciones, ya que existe el aval de una institución certificada de comercio justo, que cumpla con las exigencias.

Más informaciones: http://www.wfto.com/

Ingrid Allende, Oficial de Enlace de FLO

Otro sello es el FLO que nace en 2002 impartido por la Fairtrade Labelling Organizations International (FLO), con sede en Alemania y que se entrega a pequeños productores, empresas y comercializadores de comercio justo que esencialmente se focalicen en alimentos, en grandes volúmenes, destaca Ingrid Allende, Oficial de Enlace de FLO. Afirma que esta entidad certificadora se ha abocado a los alimentos, y no a la artesanía, “porque desde sus inicios FLO buscaba tener un mayor impacto certificando mayores cantidades para proveer a los supermercados o grandes tiendas”.

Existen 860 organizaciones de productores y trabajadores certificados en Latinoamérica con el sello FLO de 60 países. En Chile son 30 las organizaciones certificadas, de las cuales 12 son pequeños productores, 11 son empresas y 7 traders o comercializadoras y exportadoras.

Allende, además, especifica que los beneficios para el productor son: “alcanzar un precio mínimo, que les permita solventar los gastos básicos de la empresa, y el apoyo de la FLO para los encadenamientos productivos y de comercialización”. Vía FLO se certifica alimentos específicos como vino, miel, nueces, pasas, arándanos, madera, inclusive están evaluando poder certificar a las hierbas medicinales.

Más informaciones: http://www.fairtrade.net

La certificación Fair for Life del Institute for Marketeology (IMO) fue expuesta por Heinrich Neissbluth, representante en Chile, quien explicó a la audiencia que este sello nace en 2006 apoyado por Fundación Bío como complemento a los programas existentes, WFTO y sello FLO. Es una organización internacional de certificación para productos sustentables, que ha avalado a más de 4.600 proyectos, lo que equivale a 140.000 productores de pequeña escala.

Fair for Life, no tiene restriccion de tipo de productos, pero se focaliza en alimentos, informó Heinrich, agregando que para este sello es relevante que el productor tenga claridad de que busca llegar a un mercado importante, para no incurrir en una inversión más grande que el beneficio.

Explicó que al igual que el resto de los sellos existen ciertos criterios éticos que deben cumplirse en el proceso, como pago justo, cuidado por el medioambiente, responsabilidad social en el proceso de producción. Para el caso de la acreditación para comercio justo, IMO hace especial énfasis en la certificación de las operaciones que intervvienen en el proceso de elaboración, que van desde la recolección de los productos, el procesamiento hasta el etiquetado. Se certifican granjas, procesadores, exportadores, organizaciones de pequeños agricultorres y empresas contratistas.

Más información: http://www.fairforlife.net

El rol de la academia

Para el Director del Centro de Reflexión y Acción Social (CREAS) de la Universidad Alberto Hurtado, Juan Ignacio Latorre, estas actividades forman parte de un plan de trabajo que impulsa esta casa de estudios para motivar el acercamiento de los alumnos hacia temas sociales y éticos, integrando cátedras sobre cómo implementar condiciones de mayor justicia social, sobretodo una vez que se integren al mundo laboral desde sus profesiones.

Junto a estos talleres, que son parte de una alianza con COMPARTE y su proyecto Nodo Comercio Justo Santiago, agrega que en las mallas curriculares de los estudiantes de economía se les está integrando una cátedra de comercio justo. “Además estamos implementado un diplomado en Estrategia y Gestión de la RSE el que también contempla conceptos sobre comercio justo”.

Todas las ponencias de este seminario sobre los sellos aquí